Blog

Proyecciones económicas para 2022: Coronavirus y conflicto Rusia-Ucrania

La reactivación económica mundial continúa su curso, sin embargo el conflicto Rusia-Ucrania y los vestigios del COVID-19 sugieren que este proceso tendrá bastantes retos.

El panorama económico mundial pasa por una situación muy particular, pues si bien la reactivación post-pandemia ha avanzado, el reciente conflicto Rusia-Ucrania ha generado mucha preocupación en la comunidad internacional, especialmente en cuanto al acceso de recursos claves en donde ambos países en conflicto eran exportadores importantes, de productos como petróleo, el gas, el trigo, diversos metales y demás recursos naturales.

 

Principales retos a nivel internacional

Se pueden identificar varios retos que impactan al mismo tiempo a la mayor parte de los países del mundo:

  1. Grandes reducciones en los suministros de energía, alimentos y materias primas y por tanto, un alza en los costos
  2. Menor crecimiento frente a las expectativas del mercado
  3. Aumento en el costo de vida y disminución del poder adquisitivo del consumidor
  4. Reducción de la confianza del sector privado y el consumo
  5. Aumento de la inflación
  6. Estancamiento económico
  7. Aumento sustancial de la pobreza global en las economías en desarrollo
  8. Mayor riesgo de recesión o estanflación

Ahora bien, parece que son los países europeos los que más tendrán que lidiar con las consecuencias del conflicto Rusia-Ucrania, tanto por su cercanía geográfica como por su alta dependencia de los insumos mencionados anteriormente. Sin embargo, se espera que el incremento en los precios de la energía y las materias primas se moderen en 2023 a partir de las estrategias formuladas por Europa, Estados Unidos y países aliados  para reducir la dependencia de algunos mercados con Rusia.

 

COVID-19

Aunque la vacunación ha permitido que el mundo avance en términos de reactivación, muchos países aún afrontan grandes retos en este sentido, lo que a su vez tiene un considerable impacto en el resto de la economía mundial. Es el caso particular de los países asiáticos, que han sido más impactados por las variantes del COVID-19 y que por tanto, han tenido que  reintroducir medidas de contención.

Seguramente  el país más relevante en este tema sea China, pues al ser la segunda economía del mundo, las restricciones de COVID-19, el exceso de deuda, los problemas de rentabilidad en el sector inmobiliario y el decaimiento de la demanda de exportaciones mundiales sugieren que habrá una desaceleración en el crecimiento económico de China en el mediano y largo plazo.

Ahora bien, es importante tener en cuenta que debido a las sanciones económicas derivadas del conflicto Rusia-Ucrania, los vínculos económicos entre Pekín y Moscú se estrecharán más que nunca.

 

Conflicto Rusia-Ucrania

Si bien la economía Rusa no se encuentra entre las 10 primeras del mundo, igualmente es un actor fundamental en muchos mercados que son básicos para la economía mundial, y si a esto se le suma el hecho de que  dicho conflicto se da en un momento en el que la mayor parte de países aún están en un proceso de recuperación, se obtiene como resultado un panorama bastante exigente de cara a lo que resta de este año, especialmente si Rusia permanece al borde del incumplimiento de la deuda en el corto plazo.

Como resultado de esta situación, se espera que el crecimiento del PIB real de Rusia se vuelva negativo en 2022 y 2023, producto del creciente aislamiento internacional, la inminente inflación,  activos financieros congelados, el enorme gasto militar,  fugas de capital y el aumento en la tasa de interés base.

Y aunque algunas estrategias del gobierno han frenado el declive del rublo, parece inminente que en algún momento estas estrategias sean insuficientes, especialmente si se alarga el conflicto Rusia-Ucrania o se recrudecen las restricciones aplicadas por la comunidad internacional.

 

Oportunidades en el sector

Si bien existen estas condiciones, antecedernos a estos retos nos hace unirnos como industria para buscar reducir el impacto que esta situación puede tener en el mercado identificando estrategias que permitan mantener y fortalecer la cadena de valor de la industria.

Para aquellos fabricantes que vean un desafío en este panorama pueden encontrar una solución en el producto local, reduciendo la brecha de las importaciones así con la posibilidad de encontrar en estos materiales innovación respecto a otros para identificar usos alternativos para sus aplicaciones.

Finalmente, vale la pena considerar que la comunidad internacional está buscando alternativas de suministro con mucha urgencia, lo que abre la puerta a que otros países puedan suplir esta demanda. Esta oportunidad es particularmente valiosa para los productores y fabricantes latinoamericanos.

 

Esenttia

A pesar de estas situaciones, Esenttia continúa desarrollando polietileno, polipropileno y masterbatch para abastecer la continua demanda de materias primas de alta calidad para la industria transformadora. Así mismo, múltiples iniciativas como Esenttia te Enseña, Portafolio sostenible y Masterbatch antivirales mantienen su curso en pro de fortalecer el sector.

 

Si deseas saber más sobre nuestro portafolio, haz click aquí

Conoce GOV.CO aquí