fbpx

Blog

Grandes innovaciones en la industria del plástico

Autor: Rafael Zapata, Analista Senior de investigación de Esenttia

Casi nunca pensamos en cómo el plástico aporta a nuestra calidad de vida, desde que despertamos hasta cuando nos vamos a la cama. El plástico es un material que ha revolucionado el mundo desde su origen, ha permitido la creación de grandes inventos y ha logrado numerosas transformaciones en la humanidad. Aquí, te contamos las más relevantes.

Los plásticos suelen asociarse a los productos más innovadores en todos los sectores: en la industria de envases para alimentos, en la construcción, en la agricultura, en la tecnología, entre otros. El mercado de estos materiales está en un constante desarrollo; por lo tanto, responde con mayor eficacia a nuestras necesidades diarias y a los requerimientos más importantes en la historia de la sociedad actual.

Innovación en empaques y envases

Todos los sectores de los plásticos están en constante evolución: un ejemplo de ello son los envases y empaques.

La compañía Albis Iberia ha desarrollado envases con absorbedores de oxígeno , los cuales son introducidos en el propio material plástico. Estos materiales retienen el oxígeno que puede quedar durante el proceso de embotellado o llenado del alimento; de este modo, se reducen las reacciones de oxidación y los alimentos pueden conservarse por más tiempo. Así, se aporta a la disminución de la problemática mundial asociada a los desperdicios de alimentos en el mundo.

Por su parte, BASF ha dado a conocer los resultados comerciales de su material Ecovio en forma de cápsulas para café compostables y biodegradables, lo que permite desecharlas junto con los residuos orgánicos.

En la misma línea, empresas desarrolladoras de materiales está evaluando la aplicación de bioplásticos para el envasado de alimentos que, por su estructura química, pueden enviarse a plantas de compostaje para convertirse en abono una vez se utilicen.

El plástico en la agricultura

El uso de plásticos en sectores como la agricultura sirve para mejorar las condiciones de cultivo. Por ejemplo, los túneles de plástico permiten la producción de alimentos y varias cosechas en entornos que, de otro modo, se considerarían demasiados secos, fríos o poco fértiles, en tanto que los nutrientes contenidos en las bolsas de plástico podrían favorecer el crecimiento hidropónico de cultivos allí donde no se dispone de tierra.

Los cultivos también se pueden proteger de las inundaciones gracias a los invernaderos de plástico anclados (que actualmente se están fabricando en los Países Bajos); estos flotan en caso de que suba el nivel del agua.

 

Plástico en la industria automotriz

En la industria automotriz se está experimentando un gran cambio y los plásticos desempeñan un papel decisivo en la producción de los vehículos eléctricos. El peso siempre ha sido clave en el diseño de automóviles: cuanto más livianos, mejor, pues de esta manera, el consumo de combustible es menor y se reducen las emisiones de CO2 a la atmósfera. Por ello, se ha iniciado el proceso de ‘adelgazamiento’ de los vehículos.

Los fabricantes de autos pronostican que con una disminución del 5 % del peso, se podría conseguir un ahorro del 3 % de combustible, lo cual es decisivo, puesto que los vehículos del futuro dependerán de la electricidad almacenada en baterías pesadas.

Los plásticos pueden contribuir de manera significativa a compensar ese peso adicional. Pronto, se comercializarán los automóviles en los que el espacio para los pasajeros está fabricado con plásticos reforzados con fibras de carbono (ligeros, pero muy resistentes) y paneles laterales de plástico.

El plástico en la aviación

Otra gran innovación que han realizado algunos investigadores es la creación de un polímero que regenera o se repara así mismo, por medio de un procedimiento químico: una hoja de plástico puede rellenar un hueco de nueve milímetros. Esto podría aplicarse a unas alas de aviones y componentes de naves espaciales que se autorreparan en pleno vuelo.

El nuevo material puede reparar grandes agujeros, el sistema es muy parecido a cómo los organismos vivos regeneran sus cuerpos tras recibir heridas o lesiones. Las fibras forman redes de capilares inspiradas en los sistemas circulatorios biológicos; un enfoque, según sus autores, que permite restaurar grandes zonas dañadas una y otra vez.

Los investigadores prevén plásticos comerciales y polímeros con agentes regenerativos listos para extenderse cuando se ocasione un daño, como si fuese de una curación biológica. Estas características serían ventajosas en la industria automotriz y la aeronáutica; por ejemplo, un parachoques destrozado que se repara a sí mismo en minutos tras un accidente, así como en piezas y productos difíciles de reemplazar o reparar, como los utilizados en aeronáutica.

Los plásticos autorreparables abren una gama muy amplia de posibilidades en sectores como la energía, las telecomunicaciones, el transporte o la edificación. Además, el desarrollo de materiales regenerables quita una preocupación frecuente sobre el desgaste de los productos plásticos y reduciría el desperdicio asociado a partes dañadas.

El plástico posconsumo en la construcción

La innovación del plástico se da incluso con los residuos. Lo que algunos llaman “desechos plásticos” se ha convertido en materia prima para la industria de la construcción.

En Colombia, existen numerosas empresas que transforman los residuos del plástico (como empaques flexibles, tapas, botellas, etc.) en perfiles de “madera plástica”. Este tipo de material posconsumo es usado para construir puentes, parques, muelles y casas, como los mobiliarios que ha donado Esenttia en Cartagena de Indias.

 

Además, compañías colombianas como Esenttia han empezado a introducir el plástico posconsumo en sus proyectos civiles. Por ejemplo: la base asfáltica de un Aula de Innovación Ambiental (donada por Esenttia a una institución pública de Cartagena) contiene 2.000 kg de plástico reciclado; esta misma formulación de plástico posconsumo en el concreto se ha aplicado a andenes dentro de la compañía.

Las innovaciones que se realicen con el plástico posconsumo permitirán la circularidad de los materiales, pues los residuos se vuelven a incluir en el ciclo productivo, se reciclan y reutilizan productos, se producen nuevos negocios inclusivos y se reduce significativamente la contaminación de los mares y océanos a causa de la incorrecta disposición del plástico.

Innovación para una Economía Circular

Hoy en día, gracias a los plásticos, la única limitación para los diseñadores es su imaginación. Los plásticos seguirán desempeñando un papel protagónico para elevar la calidad de vida de la humanidad y superar los desafíos más apremiantes de la actualidad en cuanto a la disminución de los recursos naturales y no renovables.

Todas estas aplicaciones innovadoras evidencian que el plástico no se desecha, sino que puede transformarse en beneficios para la sociedad, incluso luego de su uso inicial. Para ello, la Economía Circular y el uso responsable del plástico resultan muy importantes en el logro de un desarrollo sostenible en el mundo.